miércoles, 19 de diciembre de 2012

¿Cómo evitar ser víctimas de fraude y hurto durante las fiestas navideñas?



Durante esta temporada aumentan los niveles de delincuencia. Sigue estos consejos de un experto de Asbanc y ahórrate futuros dolores de cabeza.
 
Por tradición, las fiestas de Navidad impulsan el consumo. No es para menos, son muchas las personas dispuestas a gastar en regalos, viajes o realizar una serie de inversiones pequeñas o medianas. Sin embargo, no todo es alegría por estas fechas, dado que el acecho de la delincuencia también aumenta con el único objeto de sacar el mejor provecho mediante estafas y robos bajo modalidades conocidas y otras no tanto. ¿Qué hacer frente a ello? Veamos.
En opinión de Giovanni Pichling, subgerente de Tecnologías de Seguridad e Información de Asbanc, no hay mejor consejo que estar atentos, prevenidos y ser cautos para no caer en alguna bribonada del hampa, por lo que es importante identificar las modalidades de fraude y saber qué no se debe hacer. Apunta.

1. Pepita de oro. Lo que busca el estafador es asegurarte que tiene unas pepitas o monedas de oro que no puede cambiar. Debido a esto, buscará entregárselo a cualquier persona a cambio de una irrisoria suma de dinero. Al final, sin embargo, lo que se da no es más que un chocolate envuelto en platinas doradas o algo parecido.

2. El Tumi. Modalidad antigua, pero que aún deja buenos réditos en el mundo del hampa. La principal tarea del estafador es mostrarte una réplica del Tumi afirmando que está hecho en oro, realiza un rápida verificación para confirmar sus falsas palabras. Luego hace una negociación esgrimiendo una serie de argumentos para darte la pieza fraudulenta a cambio de un monto de dinero. Si al final aceptaste y creíste en sus embustes, él se habrá llevado tu dinero mientras que tú tendrás un objeto que carece de valor.

3. El fajo de billetes. La pericia del embaucador será que todo parezca espontáneo y circunstancial, pues con esta modalidad se busca que la persona encuentre de manera fortuita un fajo de billetes en cualquier lugar, para luego ser abordado por otra persona quien asegurará que él antes que tú se dio cuenta del “dinero caído del cielo”. El siguiente paso será iniciar una negociación para llegar a un acuerdo en partes iguales o cederte su parte a cambio, pero siempre por una cantidad de dinero. No obstante, el fajo de billetes no es más que uno hecho con papel periódico.

4. Cajero automático. Antes iniciar cualquier operación financiera en un cajero automático, debes de realizar tres cosas puntuales: revisar que no haya ningún dispositivo instalado en la ranura por donde introduces tu tarjeta (1), cubrir siempre con la mano cuando digites tu contraseña (2) y que nadie se acerque para intentar ayudarte (3). Con estas sugerencias evitarás una clonación e intercambio de tu dinero plástico, así como la identificación de tu clave secreta mediante la instalación ilegal de alguna cámara que no logres advertir.

5. Pagos con dinero plástico. Una norma que se debe seguir por cultura financiera pero que muchos normalmente hacen caso omiso, es la prevención cuando se realiza pagos con la tarjeta débito en cualquier establecimiento comercial. Por ello, nunca olvides de cubrir con tu mano la contraseña que digites cuando empleas el “pin pad” (POS). Nadie debe de ver ni enterarse de tu clave, de lo contrario te expones a robos.

6. Compras por Internet. Para aprovechar descuentos, ofertas o menores precios de algunos productos, no cabe duda que Internet siempre es una buena opción. Sin embargo, como asevera el especialista Pichling, lo aconsejable es realizar compras en páginas seguras (eBay, Best Buy, Kotear, Mercado Libre, entre), además de verificar que estas cuenten con sistemas de seguridad como “Verify by Visa” o “Securte Code” para realizar sin riesgos pagos con las tarjetas.
Comparte este post con tus amigos!

0 comentarios

Escribir un comentario ↓